lunes, 16 de agosto de 2010

Capitulo 2




Resistencia 


Ya no era conciente del tiempo, de las horas o los minutos, todo lo que vivía en mi y en mi alrededor había muerto inconcientemente ante la cegués de mis ojos, lo único que aun vivía en mi era el miedo, solo en eso me podía refugiar, era lo ultimo que tenia y que me quedaba, pero si lo perdía ¿Qué me importaba a mi?, solo era mi refugio, donde podía estar y no preocuparme de nada igual que siempre.  Aunque el temor se apoderaba de mí por si solo, temía cuando no podía ver nada, ni una pequeña penumbra se asomaba cerca,  pero ¿Así seria el resto de mi eternidad?

Me aleje de todo, ignorando lo de mi alrededor, de quien me necesitaba, ignoraba, odiaba incluso amaba. Aunque era mejor para todos si no mantenía relación alguna con alguna persona, no tenía ningún familiar a todos los había perdido en un accidente, así que no tendría ningún problema en alejarlos de mi vida. Aunque la única persona que me importaba y con la que podía contar, en la  única en que mi confianza subía. No sabría en estos momentos que pasaría con ella, solo recuerdo que la herí cuando le dije que se alejara de mi, a pesar de que la quería con todo mi ser, pero ¿Valía la pena, que muriera en mis manos con tal de estar juntos? Por supuesto que no valía la pena, ella tenía toda una vida por delante, no permitiría que muriera por mí.

Yo quería trabajar, al menos para no morir de hambre, aunque eso era lo de menos, si moría seria más feliz, si moría no habría nadie que me recordase, era mejor a para mi. Me favorecía, ya había habido veces en los que intentaba suicidarme, y alejarme mas pronto de este mundo, pero el ser que vivía en mi cuerpo me lo impedía, era demasiado poderoso para mi.
Encontré un trabajo, que me parecía perfecto, era en una librería especializada para ciegos, no socializaría solo daría libros que necesitasen y además podría aprender a leer a aprender en este estilo, no sabría cuanto tiempo estaría así, entonces necesitaría aprender lo básico, también pude encontrar un departamento muy chico pero no necesitaba mas si era solo una persona.

Solo no quería tener que estar alrededor de personas molestas ofreciendo su ayuda para cruzar la calle, o idioteces como esa. Yo podría tener una dificultad pero no significaba que necesitaba su maldita ayuda. Podría oír los susurros acerca de mí, era molesto y la gente no lo podía entender, las personas son demasiado ignorantes para entender los sentimientos de las otras personas y para fijarse en algo que no sean ellos mismos. 
Me encamine a mi trabajo, ya sabía el recorrido de memoria, sabía donde estaba todo, todos los que vivían por el vecindario en el que pasaba, me conocían pero jamás me habían atrevido a intentar mencionar una sola palabra, cosa que se me hacía mas agradable. Así es mi vida social era trágica, nadie puede cruzar mas de dos palabras conmigo, excepto mi jefe, con el puedo matenter una relación que es un poco normal.
Cuando llegue a mi trabajo, me sorprendió que no oyera ninguna voz, estaba todo completamente calmado. La librería casi siempre estaba algo llena. Esto era algo nuevo.

-OH, Adam, buenos días que bueno que pudiste llegar bien-dijo mi jefe

-Si – Le dije indiferente, y yendo a colocar mis cosas en mi lugar habitual.

Como no había personas, decidí buscar un libro que pudiera intentar leer, empecé a buscar, géneros de terror o drama, tocaba cada portada para leer el titulo, pero ninguno llamaba mi atención. Al final encontré uno “Amor al Terror”, podría ser interesante.

“Que libro mas estúpido”-dijo esa voz dentro de mi, la cual ignore.

Tome el libro, me recargue en la pared, puse el libro el una mano, mientras que con mi mano libre, empezaba a pasar mis dedos por cada párrafo, sentía la pasión en cada una de las letras, era algo increíble, único. Sentía las emociones de cada uno de los personajes, sus descripciones, su amor y odio, completamente todo, esta era una de las cosas inesperadas, y hermosas que me gustan.

Sentí la leve respiración de una persona a mi lado, me dieron escalofríos al sentirla tan cerca.

-Te gusta leer ¿Cierto?-dijo la voz cantarina de una chica.

Suspire sonoramente y cerré el libro, y me aleje de ella.

-¿Qué libro estas leyendo? Se nota que te gusta mucho la lectura-dijo ella de nuevo, con esa voz única.

“Que problemática”-pensé, suspirando

-Rafael-dije al parecer la chica se sorprendió de que hablara y no dijo nada – Me gustaría tomarme el día ya que no ha habido mucha gente-dije

El no dijo nada, y luego empezó a reír.

-¿Es por la chica nueva cierto?-dijo el

-¿Hay una chica nueva?-pregunte sin importancia

-Si Adam, de hecho creí que ya habían hablado, por que los vi juntos-dijo el

“Diablos, esa especie de lambiscona, estará trabajando conmigo”-pensé llevándome una mano a mi frente

-Quiere decir que ¿No me dará el día libre?-dije

Río de nuevo, y luego se callo

-Por supuesto que no-dijo el – Pero puedes tomar un descanso de cinco minutos-agregó

-Bien iré a beber algo-dije tomando mi abrigo y saliendo de la librería 

Mientras salía mantuvieron una conversación que apenas escuchaba.

-Lo lamento a el no le gusta mucho hablar-dijo Rafael

-No se preocupe, de todas formas yo lo estaba fastidiando-dijo la chica con un tono decepcionante

No quise seguir escuchando y me dirigí a un pequeño bar que quedaba a la vuelta de la tienda. Entre y me senté en la pequeña barra.

-Un tequila doble-le dije al cantinero

-Aquí lo tiene-dijo el

Lo tome de un trago y pedí otro.

Así lo hacia regularmente albergaba mis penas en beber, aunque no me gustara tomar, ¿En que mas lo podría hacer? Era la única solución, o eso creía.
Pagué, los dos tequilas y me regrese a esa librería.

Mientras m encaminaba a la librería, pensaba en que me gustaría que los días fueran eternos y que jamás obscureciera, no podía definir bien cuando era de noche y cuando de día, pero si el día no permite que mate a personas, quisiera que fuera así por el resto de mis días, sin ninguna otra muerte.

Llegue a la librería, y me acomodé como había estado hace poco tiempo, tome el mismo libro y seguí con mi lectura, me sentí relajado al no sentir a nadie cerca de mi, era mas reconfortarte cuando estaba solo.

-OH veo que regresaste de tu descanso-dijo la chica

No dije ninguna palabra y seguí apegado a mi lectura, aunque me estuviera incomodando.

La chica carraspeó, al parecer no sabía que decir.

-Sabes, quiero disculparme, la verdad no sabía que te caería mal tan rápidamente,- dijo ella – Bueno de ahora en adelante, tratare de no cruzar palabras contigo de ahora en adelante, y bueno lo siento de nuevo… y mi nombre es Shelly Zoic- Agregó ella, a pesar de no verla sabía que estaba sonriendo.

No dije nada, y continué leyendo.

-Amm, bueno desde ahora no diré nada, bien silencio-dijo para ella misma, oí como se marchaba.

“Que chica mas interesante”-pensé con una pequeña sonrisa

-¿Adam?-dijo Rafael-Apenas te reconocí con esa sonrisa en tu cara, nunca pensé que llegaría el día en que Adam Colin, sonriera-dijo el empezando a reír a carcajadas

-SI Rafael eres muy gracioso-dije yo pegado al libro

Al fin era hora de que me pudiera ir, estaba impaciente por que al fin pasara este momento, la chica esa a pesar de que no me hablo más, seguía estando cerca de mi, era como si supiera lo que pensé.

-Bien chicos los veré mañana-dijo ella

-Si Shelly ven con cuidado-dijo Rafael.

Yo tan solo me marche sin tener que despedirme.

-No sabes cuantos sustos me ha sacado cuando se va y no se despide-le dijo a ella en un susurro que si pude escuchar.

Me dirigí a mi departamento, lo más pronto posible. Cuando llegue sufrí los mismos síntomas que sufro antes de ese “Cambio”. Pero muchas veces era algo diferente, a veces vomitaba sangre, y salía sangre de mi nariz e oídos, y quedaba sordo por unos cuantos minutos.

Cuando todos los fuertes síntomas pasaron, el cuerpo se tambaleaba, cada vez más débil, por las reacciones.

Después de un rato, tuvo la compostura, y yo me encontraba albergando en mi mente.

-Al fin es mi turno de divertirme-dijo Robert

Los mismos sentimientos de nerviosismo, preocupación y nostalgia se encontraban en mí. Era una forma patética, de sentirme pero eso padecía en mi, y aunque el dice que debería de acostumbrarme, simplemente es inútil, jamás me podré sentir complacido al ver tanta muertes de personas inocentes.

El salió a buscar algo con que divertirse, aunque eso no era nada nuevo, había veces que el había violado mujeres para luego matarlas, había mujeres que sabían lo que el era, y lo invitaban a que les hiciera lo mismo, era detestable, era pura mierda, realmente lo odiaba.

En la pequeña plaza desabitada, se encontraban algunos adolescentes, tomando y fumando incluso drogándose, unos besándose de una forma asquerosa, para algunos padres esto podría presentarse como la edad de la rebeldía, de seguro ninguno de los padres de esos chicos sabía que su hijo estaba aquí.

Robert se acerco a ellos y tomo iuna cerveza, los chicos lo miraron dudosos pero siguieron con lo suyo, una chica no “me” quitaba los ojos de encima, podría decirse que miraba de una forma morbosa. El se acerco a la chica, sentándose a un lado de ella, y la comenzó a besar, de la misma forma que los otros chicos.

Mientras el beso continuaba, Robert la tomo en los brazos y la llevo a otro lugar, mas alejado de ellos, le dejo en el suelo y se puso sobre ella, mientras la tocaba, la chica gemía de placer, y lo tomaba del pelo fuertemente. El saco la pequeña navaja, y la clavo, el la sien de la chica, el lo seguía haciendo mientras seguía besando el cuerpo sin vida de la chica. No se en donde exactamente pero Robert enterró el cuerpo sin vida de la joven, desasiéndose de todo, incluso de los chicos que vieron su rostro, y después regreso al departamento como si nada hubiera pasado. 

4 comentarios:

  1. Hola que tal¡

    Permiteme presentarme soy tania administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme

    Exitos con tu página.
    tajuancha@gmail.com
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ellos tienen la misión de protegerla y darian su vida por ella The fire last night , donde el fuego y la noche estan de su lado

    http://rozenmaiden-dlec.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. me pasaré a leer tu historia cuando pueda!
    Nuevo capítulo: http://entrelassombras-bea.blogspot.com/2010/09/capitulo-15.html
    Espero que te guste :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. WAAAA!! ESCRIIBEES SUPEER!
    mee encantaa tu nuuevo bloog!
    see veee MEGA interesaantee!
    iaa qiiero ver de qe va la historiaa ii asyy
    escriiibee proontisisisimo!

    Taake Caree!^^

    ResponderEliminar